10 Razones para empezar a masticar mejor

10 Razones para empezar a masticar mejor
17/06/2016 Nice to Eat
En Vida saludable
masticar bien - Nice To Eat

Quizás conozcas ese antiguo refrán que dice que “hay que beberse la comida y masticar el agua”. Como la mayoría de la sabiduría popular, está cargado de razón. Si queremos llevar una alimentación saludable no solo debemos fijarnos en qué comemos sino también en cómo comemos. Y masticar bien es fundamental.

Al masticar los alimentos los trituramos en partículas pequeñas que podrán ser fácilmente absorbidas cuando lleguen al tubo digestivo, proporcionándonos los nutrientes que nuestro organismo necesita. Pero los beneficios de una buena masticación van mucho más allá de esa idea general.

Aquí tienes 10 motivos que quizás te hagan replantearte tu manera de masticar:

  1. Alimentos más energéticos:

    Al masticar mejor aumentamos la energía de la saliva. Como consecuencia, aumentamos también la energía de los alimentos.

  1. Mejor criba de sustancias:

    Cuando no descomponemos bien los alimentos el organismo no es capaz de separar las sustancias beneficiosas de las sustancias tóxicas. ¿Resultado? Más posibilidades de desnutrición e intoxicación.

  1. Masticar dulcifica…¡Sin azúcar!:

    ¿Verdad que si mantienes un pedazo de pan en la boca sin masticarlo sientes que se ablanda y que empieza a saber dulce? La causa es una enzima de la saliva llamada “Ptialina”. Ésta hidroliza y activa la digestión de los hidratos de carbono creando ese sabor dulce. Masticar bien y aprovechar el poder de esa enzima es la mejor manera de evitar el exceso de azúcares.

  1. Facilitamos el trabajo de nuestro sistema digestivo:

    masticar alcaliniza el alimento que ingerimos. Esa alcalinidad provoca que el estómago reaccione produciendo la acidez necesaria para facilitar una buena digestión.

  1. Mejor dentadura y sistema inmunitario:

    La saliva contiene sustancias ricas en calcio que endurecen el esmalte dental. También hormonas o anticuerpos del sistema inmunitario que cumplen funciones antibióticas.

  1. Masticar previene el dolor…Y también la “depre”:

    La saliva contiene un analgésico llamado “Opiorfina” con efectos más potentes que la morfina. Esta sustancia, descubierta en 2006, no sólo protege a nuestra cavidad bucal del dolor sino que también tiene efectos antidepresivos.

  1. Mantiene a ralla las bacterias:

    La saliva también nos protege contra el exceso de bacterias dañinas de la boca. Unas proteínas llamadas “Mucinas”, que envuelven nuestros dientes y encías, atrapan esas bacterias dañinas. Eso facilita que las sustancias antibacterianas de la saliva acaben con ellas.

  1. Dientes “cargadores de energía”:

    Gracias a los trabajos del profesor Louis Keuvain sabemos que cada vez que masticamos hay salto de electrones entre diente y diente. Esa “corriente” carga eléctricamente el alimento y lo llena de vitalidad. Cuanto más masticado y ensalivado esté un alimento, más calidad tendrá.

  1. Menos atracones, mucho más sabor:

    Un estudio de la Universidad de Osaka sobre los hábitos alimenticios de 3.000 japoneses publicado por el British Medical Journal demostró que las personas que mastican poco tienen el triple de probabilidades de sufrir obesidad. Si no masticamos lo suficiente no damos tiempo para que el estómago inicie el proceso digestivo y envíe información al cerebro que active la sensación de saciedad. Masticando más evitamos los atracones y prevenimos la sobre-alimentación. Además, saboreamos mejor el alimento, digerimos mejor y, en definitiva, disfrutamos más comiendo.

  1. Masticar reduce el estrés:

    Cuando masticamos mucho oxigenamos el organismo y esto nos produce una placentera sensación de bienestar. Como consecuencia, se reducen nuestros niveles de estrés y nuestra mente se calma.

Lo dicho: comer conscientemente no implica sólo seleccionar cuidadosamente los alimentos que ingerimos, sino también prestar atención al proceso, empezando por la masticación. En nuestras manos está el poner las condiciones idóneas para que alimentos y sistema digestivo formen un tándem productivo, que nos nutra y nos haga gozar comiendo. ¿Qué opinas? ¿Añadirías algún motivo más a nuestra lista?

photo credit: via photopin (license)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*