Alimentación sin gluten: por salud y no por moda

Alimentación sin gluten: por salud y no por moda
18/04/2017 Nice to Eat
En Alimentación
sin gluten, nice to eat

La alimentación sin gluten es cada vez más común, no solo entre personas celíacas sino también entre muchas otras que buscan mejorar su dieta. ¿En qué consiste y quién debería optar por ella?

Comer “gluten-free” está de moda, pero empecemos por lo fundamental: la alimentación sin gluten es un tipo de dieta que primordialmente beneficia a las personas afectadas por la celiaquía, la alergia al gluten o la sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Que es la celiaquía?

La celiaquía es una enfermedad autoinmune que provoca en los que la sufren una intolerancia crónica al gluten. El gluten daña el intestino delgado del celíaco y hace que éste no absorba correctamente los nutrientes. Sus síntomas clásicos son el dolor abdominal, las diarreas y la pérdida de peso.

¿Es lo mismo que alergia o sensibilidad al gluten?

No. En el caso de la alergia, el cuerpo responde a la ingesta de gluten inmediatamente con síntomas como edemas, sarpullidos o problemas respiratorios. La sensibilidad al gluten se da en aquellas personas que tienen médicamente comprobado que al dejar de consumir gluten experimentan una mejora de salud general.

¿Qué es el gluten?

El gluten es un conjunto de proteínas presentes en la harina de cereales de secano como el trigo, la cebada y el centeno. Es un eficaz “aglutinante de ingredientes” (da estructura y consistencia) y por eso es un componente muy apreciado por los fabricantes de productos derivados de los cereales (panaderos, reposteros, etc.).

Soy celíaco…¿Qué puedo comer y qué debo evitar?

Cuando una persona sufre celiaquía debe llevar una alimentación sin gluten y prestar toda la atención posible a la manipulación de alimentos. Las recomendaciones básicas son:

  • Optar básicamente por los alimentos frescos, entre los que tenemos muchas opciones: frutas, verduras, legumbres, hortalizas, leche, huevos…
  • Al consumir alimentos procesados o manufacturados, leer bien las etiquetas nutricionales. Es importante comprobar que entre los ingredientes no se encuentre el gluten, aunque este no es un método 100% seguro.
  • Buscar siempre la versión “sin gluten”, no solo de productos obvios como el pan, la pizza o la bollería industrial sino también de alimentos como los fiambres (pechuga de pavo o de pollo, por ejemplo).
  • Tener en cuenta la posibilidad de contaminación cruzada en la cocina: si freímos patatas en el mismo aceite en el que antes hemos frito croquetas, es fácil que las patatas contengan trazas de gluten. Éstas son cantidades del alérgeno muy pequeñas, pero que también afectan al celíaco, alérgico o persona sensible.

Alimentos que contienen gluten

Pan, pan ácimo, pan de pita, pasta, cous-cous, harina, pasteles, magdalenas, galletas, bollería y empanadas, siempre que éstos contengan o estén elaborados con trigo, cebada, salvado, sémola y avena con gluten.

Alimentos sin gluten

  • Frutas: Manzana, naranja, uvas, plátanos, pomelo, pasas…
  • Verduras: Patatas, coliflor, maíz, brócoli, calabacín, col, lechugas…
  • Salsa y especies: Salsa de tomate, mahonesa, sal y pimienta. El tamari (puro fermentado de soja con sal) no lleva gluten y es una buena alternativa a la clásica salsa de soja. Respecto a los aliños para ensalada preparados, conviene leer bien su etiqueta.
  • Alimentos ricos en proteínas: Pollo, ternera, cerdo, pescados, huevos. No obstante, hay que tener cuidado con los embutidos, salchichas y carnes sazonadas.
  • Lácteos: Leche, queso, yogurt, mantequilla, requesón. Se recomienda de todos modos leer bien las etiquetas de los yogures y quesos azules.
  • Hidratos de carbono: Arroz blanco, patatas, quínoa, amaranto, trigo sarraceno, maíz, mijo y judías.
  • Frutos secos y derivados.

¿Necesito llevar una dieta sin gluten?

Últimamente, mucha gente opta por una alimentación sin gluten con el objetivo de adelgazar.

Es cierto que muchos alimentos con gluten (bollería, pizzas, cereales de desayuno, pan) son bastante calóricos. Pero el gluten no es nunca la causa de ese poder calórico.

Así que si no eres celíaco, alérgico o sensible al gluten, piensa que no está comprobado que una dieta basada en alimentos sin gluten sea adecuada para ti.  Si eliminas el gluten de tu dieta no vas a perder más peso que si llevas una dieta equilibrada y haces algo de ejercicio. Y, además, suprimiendo ciertos cereales puedes acabar sufriendo un déficit de fibra y vitaminas.

En definitiva: la alimentación sin gluten no es una dieta de moda o un estilo de vida, sino un tema de salud. Es adecuada cuando somos intolerantes o alérgicos al gluten, y debe estar siempre supervisada por un profesional.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*