ALIMENTOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE, ¿SON INOCUOS?

ALIMENTOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE, ¿SON INOCUOS?
28/02/2017 Nice to Eat
En Alimentación
Alimentos modificados genéticamente - Nice To Eat

Cuando hablamos de alimentos modificados genéticamente (AMG) o transgénicos, hablamos de alimentos a los que se les han introducido genes de otro organismo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) buscando mejorar sus características.

Por ejemplo, el maíz transgénico que se produce en España lleva genes bacterianos que le permiten ser más resistente a las plagas.

¿Qué dicen los defensores de este sistema?

Los defensores de la transgénesis, que es como se conoce a esta técnica, sostienen que:

  • Produce alimentos más nutritivos y más apetitosos.
  • Genera plantas resistentes a la sequía y a las enfermedades. Éstas requieren menos aporte de agua y fertilizantes.
  • Reduce el uso de pesticidas.
  • Permite producir más alimentos, a menor coste y con una mayor vida útil.
  • Potencia un crecimiento más rápido de plantas y animales.
  • Permite cultivar alimentos con mejores características. Por ejemplo, patatas que producen menos sustancias cancerígenas al freírlas.

¿Cómo nos afectan los alimentos modificados genéticamente?

Ahora más que nunca los consumidores valoramos lo natural. Y por ello no es extraño que este tipo de alimentos generen mucha suspicacia en todo el mundo.

Lo que más preocupa es que, al consumir alimentos modificados genéticamente, los genes de resistencia que se les ha insertado puedan pasar a nuestro organismo. Y que, por ejemplo, pudiéramos llegar a desarrollar resistencia a los antibióticos. Si eso se convirtiera en una tendencia generalizada, podríamos estar ante un grave problema de salud pública.

En cuanto a la toxicidad de estos alimentos, los resultados obtenidos por los científicos son contradictorios. Un estudio en ratones alimentados con soja transgénica encontró que la actividad celular del hígado cambia. Esto sugiere que al consumir transgénicos se modifica la actividad metabólica. Pero, no obstante, no hay pruebas de que esa “actividad celular diferente” sea perjudicial. Y por tanto no hay veredicto, ni favorable ni contrario, a los efectos de los alimentos modificados genéticamente.

Según la Organización Mundial de la Salud:

No es posible hacer afirmaciones generales sobre la inocuidad de todos los alimentos GM (genéticamente modificados). Los alimentos GM actualmente disponibles en el mercado internacional han pasado las evaluaciones de riesgo y no es probable que presenten riesgos para la salud humana. Además, no se han demostrado efectos sobre la salud humana como resultado del consumo de dichos alimentos por la población general en los países donde fueron aprobados”.

Ante la incertidumbre…Mejor ser cautelosos

En definitiva, por el momento no es posible defender con pruebas fehacientes que los alimentos modificados genéticamente sean malos para nuestro organismo.

Pero, como avisa Greenpeace, los conocimientos científicos actuales no son suficientes para predecir con exactitud las consecuencias de la manipulación genética, ni su evolución e interacción con otros seres vivos.

Por tanto, quizás sea mejor ser cautelosos por ahora y optar por aquellos alimentos que sabemos al 100% que son inocuos para nuestra salud, ¿No os parece?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*