ASTENIA PRIMAVERAL: 5 CLASES DE ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A COMBATIRLA

ASTENIA PRIMAVERAL: 5 CLASES DE ALIMENTOS QUE TE AYUDARÁN A COMBATIRLA
21/03/2017 Nice to Eat
En Consejos prácticos
astenia primaveral nice to eat

¿Sufres los efectos de la astenia primaveral? Lee y toma nota. Aunque no exista un brebaje milagroso para superarla, te recomendamos algunos alimentos que te pondrán las pilas para disfrutar de esta primavera a tope.

21 de marzo. Llega la primavera. El sol le roba horas a la noche, el termómetro nos sonríe y la naturaleza se despereza después del largo invierno. Ves florecer plantas y flores por doquier y sientes ganas de echarte a la calle para gozar de esa explosión de vida. Es hora de purificarte poco a poco de los excesos del invierno. De retomar esas sesiones de running que el turrón te hizo olvidar. Y sin embargo…

¡Uf! Sientes que te falta energía y no hay quién se calce las zapatillas para salir. ¿Te suena?

Cansancio…¿Y por qué justo ahora?

 La astenia primaveral se caracteriza por un gran cansancio físico y/o intelectual y a menudo nos provoca un bajón emocional que no nos deja acabar de “arrancar” en nuestro día a día.

Las causas exactas de la astenia primaveral no están claras. Pero sin duda el cambio horario, el aumento de horas de sol, los contrastes bruscos de temperatura y la necesidad de nuestro cuerpo de adaptarse a todo ello tienen mucho que ver.

Y aunque no hay remedio conocido para ella, cómo no, una buena alimentación es clave para paliar sus efectos.

 Si las estaciones cambian, nuestra alimentación también

 Si en invierno necesitamos una alimentación que nos caliente el cuerpo y nos dé energía y vitalidad, ahora el cuerpo nos pide una dieta más fresca y ligera pero igualmente energética. Este cambio de chip es clave, porque si en abril continuamos comiendo igual que en enero, difícilmente podremos adaptarnos a la nueva estación…Y estaremos alimentando las posibilidades de sufrir astenia primaveral.

 ¿Qué puedes comer para combatir la astenia primaveral?

 1. Cereales

Principalmente: arroz de grano medio o largo (como el Basmati), búlgur, cebada, cebada perlada, pastas integrales, quinoa, trigo y centeno (en pan).

Métodos de cocción: hervidos, en estofados cortos con verdura verde y en ensaladas. Los cereales los podemos dejar en remojo unas horas antes de cocinarlos. En el caso de la cebada, al menos 12 horas.

Sobre todo evita: el exceso de aceite al cocinarlos.

 2. Proteínas

Principalmente: legumbres (soja verde y blanca), guisantes, habas, lentejas y proteínas vegetales (como el tempeh).

Métodos de cocción: estofados cortos y plancha. Las legumbres deben estar muy bien cocidas para que se digieran mejor y no creen flatulencias (para ello añadir alga kombu es ideal).

Sobre todo evita: la proteína animal (o bien reduce su consumo).

3. Verduras y plantas verdes

Principalmente: acelga, alcachofa, ajo tierno, berros, brócoli, canónigos, cebolla, cebollino, col, coliflor, espárragos, espinacas, germinados, hinojo, hojas de rabanitos, judías verdes, pepino, perejil, lechuga, tomate. Algas (wakame, dulce, nori, kombu, arame). Sopas ligeras (con más cantidad de verduras que de cereales o legumbres). Ocasionalmente: nabos, remolacha y rúcula.

Métodos de cocción: salteado rápido o corto, escaldadas, hervidas o germinadas.

Sobre todo evita: las verduras y plantas que no sean estacionales, ecológicas o propias del lugar.

4. Aceites

De oliva: con moderación, en cocciones tipo estofado corto y en vinagretas para ensaladas.

De Semillas: de sésamo, calabaza, girasol, linaza, chía, que podemos añadir a las ensaladas.

Frutos secos: nueces tostadas, almendras, piñones…

Sobre todo evita: los aceites refinados, recalentados, o cocinar a alta temperatura (nunca dejes que humee el aceite. En esta época del año, los fritos no te convienen).

5. Frutas

Principalmente: frutas ácidas y blancas (kiwi, lima, uva verde, manzana verde, fresas, cerezas, nísperos, albaricoques, limones y ciruelas).

Métodos de cocción: en compotas, al vapor o maceradas con una pizca de sal para sacar todo su sabor.

Sobre todo evita: las frutas que no sean ecológicas.

Otros buenos aliados “anti-astenia”

  • Las especias. Te ayudarán la artemisa, la ajedrea, la albahaca, el estragón, el clavo, la melisa, el romero, la salvia y el tomillo.
  • Las “leches vegetales” (teniendo en cuenta que las bebidas vegetales siempre deben hervirse con una pizca de sal a fuego medio-bajo durante 10 minutos. Así no debilitarán nuestro sistema digestivo).

Y recuerda…

Si quieres tener un buen nivel energético en primavera, es conveniente consumir productos de origen ecológico y reducir el consumo de:

  • Alimentos fríos y húmedos.
  • Alimentos crudos.
  • Bebidas frías.
  • Helados.
  • Fritos.

Para acabar, sobretodo: ten en mente que la astenia primaveral es un fenómeno pasajero que no debería durar más de 10-20 días. Si pasado ese tiempo te sientes igual, es mejor que acudas a un especialista para recibir asesoramiento profesional.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*