Hortalizas de invierno: la chirivía

Hortalizas de invierno: la chirivía
31/01/2017 Nice to Eat
En Consejos prácticos
chirivía - nice to eat

Aunque siempre nos la encontramos en esas bandejas que los supermercados y fruterías venden para hacer los caldos, la chirivía no nos llama demasiado la atención. Y la pobre suele ir del envase a la olla en un tris, sin pena ni gloria. Como si no tuviera más función que la de darle sustancia a nuestra sopa.

Sin embargo, ¿Sabéis que esta hortaliza de invierno tiene otras muchas y sabrosas preparaciones, como cremas o estofados? ¿Que se puede consumir en chips? ¿O preparándola al horno y a la plancha? ¿Y que por sus propiedades beneficiosas es muy recomendable?

Ahora es un buen momento para empezar a hacerlo, ya que estamos en la época del año idónea para su consumo. ¿Os animáis? Ahí va un poco de información básica sobre esta gran desconocida:

5 datos básicos sobre la chirivía

  • La chirivía es una hortaliza de raíz, gruesa y de tipo carnoso. Recuerda a la zanahoria pero su color es pardo claro y su sabor es anisado. De hecho, aunque su textura no sea tan apetitosa, tiene más propiedades nutricionales que la zanahoria.
  • Hasta el siglo XVI la Chirivía o Pastinaca sativa fue en Europa un alimento tan básico como la patata. Pero fue precisamente la patata la que acabó con su uso cuando llegó desde Perú en 1554.
  • En su composición química predominan los hidratos de carbono y las vitaminas del grupo B, sobre todo el acido fólico, imprescindible para el desarrollo neuronal del bebé durante el embarazo. También contiene pequeñas cantidades de sodio, niacina, tiamina y algo de vitamina C.
  • Su aporte en fibra y grasas es reducido.
  • Se cosecha entre septiembre y marzo. Pero la más dulce es la de invierno, porque el almidón que contiene se transforma en azúcares cuando está expuesta a temperaturas frías.

¿Qué beneficios para nuestra salud tiene la chirivía?

  • Es recomendable en dietas de adelgazamiento porque tiene pocas calorías.
  • Es diurética, por lo que es de ayuda cuando sufrimos hipertensión arterial, gota, fiebre o retención de líquidos.
  • En medicina tradicional se ha utilizado para combatir el dolor (sobre todo el derivado del reuma) y los problemas pulmonares leves.
  • Es un buen remedio para aliviar las digestiones pesadas.

Seguramente la patata no tiene porqué preocuparse: después de casi 500 años de reinado en nuestros fogones, no es probable que la chirivía le arrebate el trono. Pero como veis, estamos ante una hortaliza fantástica a la que podemos sacar mucha miga nutricional si estamos abiertos a probar nuevos ingredientes y recetas. ¿No os parece?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*