¿Cuáles son los efectos de cocinar con microondas?

¿Cuáles son los efectos de cocinar con microondas?

¿Cuáles son los efectos de cocinar con microondas?
11/11/2016 Nice to Eat
En Vida saludable
Efecto microondas - nice to eat

A todos los que nos preocupamos por llevar una alimentación saludable nos ha surgido en algún momento la duda de si es perjudicial o no el uso del microondas en la cocina. De hecho, el pequeño y ultra-rápido horno multiusos quizás sea el aparato de cocina que enciende más pasiones, desde quien no puede vivir sin él hasta el que lo rechaza tajantemente porque “una vez leyó en algún lugar que provoca cáncer”.

Para evitar entrar en debates estériles, lo mejor es conocer cómo funciona y sus efectos demostrados, no ya sobre el cuerpo humano, sino sobre los propios alimentos.

¿En qué se diferencia de un horno tradicional?

Como nos explica la experta en nutrición natural y energética Montse Bradford en su libro “La alimentación natural y energética“, el microondas no cocina “de fuera hacia adentro” por exposición al calor, como el horno de toda la vida, sino de “dentro hacia fuera”, emitiendo ondas electromagnéticas con una frecuencia de 2.450 megahercios. Esas ondas hacen vibrar las moléculas de agua de los alimentos y el rozamiento entre esas moléculas es el que produce el calor que cocinará el alimento.

¿Cómo afecta a lo que estamos cocinando?

Según el doctor en biología Andreas Kuhne, el microondas altera negativamente la estructura química de los alimentos. ¿Cómo?

  • Disminuyen las vitaminas: el ácido fólico, vitamina básica para la formación de la sangre y para el sistema inmunitario y de crecimiento, desaparece cinco veces más rápido en los alimentos cocinados en el microondas. También se han observado pérdidas considerables de otras vitaminas como las B1, B6 y C.
  • Modifica la estructura proteica: el campo electromagnético que forman las microondas puede modificar la estructura proteica de los alimentos mucho más que las técnicas de cocción tradicionales. Por eso, si observamos con un microscopio las paredes celulares de las verduras que han sido cocinadas con microondas, veremos que están “desgarradas”.
  • Menor aporte vital: los alimentos tienen un orden molecular propio que les da su carácter vital. Las microondas alteran ese orden desorganizándolo y desencadenando un efecto “desvitalizante” en el alimento. Aunque en personas sanas ese efecto puede ser inapreciable, en personas enfermas, sobre todo aquellas con enfermedades degenerativas y crónicas, puede ser muy notable.

En definitiva: no hace falta meterse en camisas de once varas. Desde el punto de vista nutricional parece claro que el uso del microondas no es recomendable, simplemente porque que disminuye mucho el potencial de los alimentos. Sabiendo eso, sigue siendo una opción personal decidir si en nuestro día a día pesa más la comodidad o la calidad de nuestra alimentación.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*