Por qué la Microbiota intestinal de tu bebé es la base de su buena salud

Por qué la Microbiota intestinal de tu bebé es la base de su buena salud
06/12/2017 Nice to Eat
En Consejos prácticos
macrobiotic intestinal_nice to eat

Cada vez más niños sufren alergias, dermatitis atópica o asma. Según algunos expertos, el origen de todo puede estar en la mala salud de su Microbiota intestinal.

En nuestro tracto intestinal viven cerca de 100 millones de bacterias que trabajan en equipo para nuestra salud. Por un lado se encargan regular el suministro de energía y, por el otro, nos protegen de virus y agentes nocivos. Si esa comunidad de microorganismos, conocida como Microbiota intestinal, se ve alterada, nuestro sistema inmunológico será más débil. Y, como resultado, seremos más proclives a contraer enfermedades.

En el caso de los niños, algunos expertos advierten que una Microbiota intestinal alterada puede facilitar el desarrollo futuras enfermedades autoinmunes o metabólicas (alergias, asma, enfermedades intestinales inflamatorias, obesidad, resistencia a la insulina, etc.). Además, ese riesgo es algo a lo que nos exponemos desde antes de nacer ya que nuestra flora intestinal empieza a “programarse” cuando aún estamos en el vientre materno.

¿Qué altera la Microbiota intestinal de un niño?

La alteración de la Microbiota intestinal infantil depende de muchos factores.

En primer lugar, de la alimentación. No solo de una mala alimentación durante la infancia, sino de cómo se haya alimentado la madre durante el embarazo. Por eso, cuidar nuestra nutrición cuando estamos gestando es el mejor modo de proteger la futura salud intestinal, y por tanto general, de nuestro bebé (podéis encontrar algunos consejos en este post que publicamos al respecto).

Otros factores que pueden fomentar esa variación negativa son:

  • Tomar antibióticos o fármacos en general, como el típico Omeprazol.
  • El parto por cesárea.
  • La lactancia artificial.
  • No hacer ejercicio físico.
  • Una mala gestión del estrés y las emociones por parte de la madre (altera la Microbiota inestinal de la madre y afecta a la del bebé).
  • Que los pequeños crezcan en entornos urbanos, lejos de la naturaleza (los niños de entornos rurales tienen índices de alergia y asma menores).

La mejor dieta para una Microbiota infantil sana

Para proteger la Microbiota intestinal y fortalecer el sistema inmune de nuestro bebé, los expertos recomiendan:

  1. Proporcionarle una dieta basada en frutas, hortalizas y tubérculos.
  2. Evitar productos muy procesados como los potitos o la bollería industrial. Éstos llevan muchos azúcares, edulcorantes artificiales, grasas perjudiciales, emulsionantes y otros aditivos perjudiciales para la microbiota y, en consecuencia, para la salud general del pequeño.
  3. Optar por la lactancia materna siempre que nos sea posible. La leche materna contiene probióticos (microorganismos vivos procedentes del intestino de la madre) y prebióticos (el alimento de los probióticos). Ambos son fundamentales para una buena salud intestinal. Se recomienda como exclusiva durante los 6 primeros meses y alargarla hasta que mamá y bebé se sientan cómodos.

En conclusión: lo que pasa en nuestro intestino afecta directamente a nuestra salud general, y en los niños el cuidado debe ser especial. Mantener su Microbiota intestinal en forma con una alimentación y hábitos saludables les permitirá crecer más sanos y (posteriormente) ser padres de niños con un sistema inmune más eficiente.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*