El Plato para Comer Saludable, ¿Qué es? - NiceToEat

El Plato para Comer Saludable, ¿Qué es?

El Plato para Comer Saludable, ¿Qué es?
13/02/2018 Nice to Eat
En Vida saludable
el plato para comer saludable

Recibimos toneladas de información sobre alimentación saludable. Por eso, se agradecen fuentes de referencia sencillas que nos ayuden a planificar comidas sanas y equilibradas desde lo más básico. El Plato para Comer Saludable de Harvard es una de ellas.

El Healthy Eating Plate o Plato para Comer Saludable es una guía que nos recomienda cómo estructurar nuestro menú diario. El objetivo: que éste sea sano y equilibrado.

Está elaborado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y por los editores en Publicaciones de Salud de Harvard. Y como veréis, es súper simple y claro.

El Plato para Comer Saludable no está pensado para personas muy metidas en el mundo de la alimentación saludable. Tampoco nos va a indicar qué cantidades de nutrientes o calorías diarias debemos consumir. Eso dependerá de las necesidades y características cada persona. Más bien se trata de un A-B-C de la nutrición equilibrada. Un recurso básico para todos los públicos a partir del que cualquiera puede empezar a llevar una alimentación más sana, con productos de toda la vida. Veamos en qué consiste.

¿Cómo se elabora el Plato para Comer Saludable?

La recomendación de los expertos de Harvard se puede resumir en 5 puntos:

1.- El 50% del plato debe consistir en verduras y frutas. Debemos intentar que éstas sean lo más variadas. Y tener en cuenta que según El Plato para Comer Saludable las patatas no deben contarse como verduras, ya que éstas tienen un efecto negativo en nuestro índice glucémico.

2.- Un 25% del plato deben ser cereales integrales o enteros. Como os hemos explicado en un post dedicado a este tema, los cereales enteros y los alimentos derivados de ellos (las pastas, por ejemplo) mantienen estable el nivel de azúcar en sangre. Y eso no ocurre con los cereales refinados.

3.- El 25% restante del plato serán proteínas. Las fuentes de proteínas más saludables son el pescado, las carnes magras como el pollo, el pavo o el conejo, las legumbres, y los frutos secos al natural. Las que debemos evitar son las carnes rojas y las procesadas (beicon, embutidos, salchichas…).

4.- Usaremos aceites vegetales saludables, siempre con moderación. Los más habituales son el aceite de oliva, de maíz, girasol o el de cacahuete. Por otro lado, la Escuela de Salud Pública de Harvard recomienda evitar los aceites parcialmente hidrogenados. Estos aceites los encontramos en muchos productos procesados (bollos, bizcochos, galletas saladas, horneados, margarinas, patatas fritas, helados, palomitas para microondas…). Su problema es que contienen un alto volumen de las llamadas “grasas trans”. Éstas se usan porque ayudan a la conservación del alimento y añaden textura y sabor. Pero numerosos estudios han demostrado que también aumentan la posibilidad de padecer cardiopatías coronarias.

5.- Agua, café o té son las mejores bebidas. Por lo demás, las bebidas azucaradas son una bomba calórica con muy poco valor nutricional que no debe formar parte de nuestra dieta cotidiana. Deberíamos también limitar el consumo de leche y derivados al mínimo posible, así como el de zumos de frutas. Con éstos no deberíamos pasar de un vaso pequeño diario. ¿El motivo? Aportan muchos azúcares y además tomados en exceso pueden llevarnos a sufrir hipervitaminosis.

Una fuente de referencia visual

Si os interesa, tenéis el Plato para Comer Saludable en formato imagen en la página de Harvard. Lo podéis descargar e imprimir para colgarlo en la nevera y tenerlo siempre a mano. Aunque no os va a solucionar el menú de cada día (ahí cada uno debe ser creativo), se trata de un buen recordatorio para conseguir lo más importante: que nuestra alimentación diaria sea sana y equilibrada.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*