PROBLEMAS DE CIRCULACIÓN EN VERANO: CONSEJOS PARA MITIGARLOS - NiceToEat

PROBLEMAS DE CIRCULACIÓN EN VERANO: CONSEJOS PARA MITIGARLOS

PROBLEMAS DE CIRCULACIÓN EN VERANO: CONSEJOS PARA MITIGARLOS
14/09/2017 Nice to Eat
En Consejos prácticos
problemas de circulacion en verano

Con el calor, los problemas de circulación se agudizan. Y como siempre, una alimentación adecuada puede hacer mucho por nosotros.

Es uno de los clásicos del verano, como la playa, la paella o los atascos de tráfico: si somos propensos a los problemas derivados de una mala circulación, con la subida del termómetro las piernas empiezan a darnos la lata. Puede que las sintamos pesadas, que nos duelan o nos piquen, que suframos calambres o que incluso adopten un color distinto al habitual. Y, muy a menudo, esto viene acompañado por la aparición de importantes varices.

¿El motivo? Pues todo es esto se debe a que el calor dilata las paredes de nuestras venas. Y, como consecuencia, el flujo de la circulación de retorno (la que “devuelve” la sangre desde los órganos hacia nuestro corazón) se hace más lento y dificultoso, provocando todas esas molestias.

¿Por qué sufrimos mala circulación?

Son varias las causas de los problemas de circulación y de la aparición de venas varicosas. Entre las más importantes están:

  • El factor genético.
  • El estreñimiento o una dieta pobre en fibra.
  • La obesidad.
  • La pérdida del tono muscular de la vena.
  • El sedentarismo y la falta de ejercicio.
  • El consumo de tabaco.
  • El embarazo (por la presión del feto sobre las venas de retorno).
  • Un déficit de vitaminas A, E y C.
  • Un déficit de ácidos grasos poliinsaturados (Omega 3 y Omega 6).
  • Cualquier disfunción del hígado que podamos sufrir.

La buena noticia es que muchos de estos factores tienen que ver con la alimentación y, por tanto, son reversibles. Con la nutrición adecuada, conseguiremos mejorar los problemas de circulación en verano.

¿Cómo alimentarse cuando se tienen problemas de circulación?

Especialmente en verano, reforzaremos el consumo de alimentos que contribuyan a reforzar nuestro sistema circulatorio. Algunas buenas opciones son:

  • Consumir a diario algas, proteína vegetal y condimentos salados de buena calidad, como el miso y la ciruela umeboshi.
  • Tomar, también a diario, cereales integrales como el arroz integral, la quinoa, el amaranto o la avena en grano.
  • Dar preferencia a las verduras de hoja verde, frescas y ecológicas, y a las verduras depurativas como el nabo, el rábano, el champiñón, los germinados de alfalfa, la remolacha y el puerro.
  • Condimentar con aceite vegetal de buena calidad y de primera presión en frío. Los más recomendables son los aceites ricos en ácidos grasos esenciales Omega 3, como el de Chía, lino, soja o germen de trigo. De éstos es aconsejable tomar el equivalente a 1-2 cucharadas al día. También es beneficioso el aceite de sésamo tostado, semillas y frutos secos tostados.
  • Comer pescado en abundancia, a ser posible no criado en piscifactorías, y cocinado al vapor (y no pasarse con el marisco).

 Además…

No todo acaba en la alimentación. Hay tres buenos consejos más para contrarrestar los problemas de circulación en verano:

  • “Levántate y anda”. Hacer ejercicio físico es súper importante. No hablamos de un ejercicio intenso y deportivo, sino de actividades al alcance de cualquiera como andar, hacer bicicleta o correr suave. En general, cualquier práctica que nos ayude ganar musculatura en las piernas.
  • Mima tus piernas. Elévalas cuando estés sentado o tumbado. Camina por la orilla del mar, dejando que el agua te cubra hasta las rodillas. Pero nunca las expongas directamente al sol en las horas de más calor.
  • Date una hidroterapia de frío-calor. Esta es una técnica muy efectiva, ideal para realizar al final de la jornada. Consiste en combinar duchas calientes y frías en las piernas. Empieza con agua bien caliente durante 3 minutos y pasa directamente a agua fría durante otros 2 minutos. Repítelo 3 veces y termina siempre con el agua fría. Cuando acabes la ducha, masajea ambas piernas con cremas de caléndula o con gel de aloe (o mejor…Date el gusto de pedir que lo alguien lo haga por ti).

Y tú, ¿Cómo combates los problemas de circulación en verano?

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*