Tofu, el rey de la proteína vegetal

Tofu, el rey de la proteína vegetal
14/03/2017 Nice to Eat
En Consejos prácticos
Tofu proteina vegetal - nice to eat

Lo sabemos: a tu primo el fan de las enchiladas le pareció un alimento soso en su viaje a China. Pero el tofu es, por popularidad y propiedades, el rey de la proteína vegetal. Y bien se merece un mordisco. Te explicamos por qué.

El tofu es un alimento que se obtiene cuajando la bebida de soja con sales de magnesio y que se presenta en bloque o tacos. Su método de elaboración es similar al del queso y de ahí que a veces se le llame “queso de soja” (aunque queso y tofu no comparten sabor ni tienen la misma utilidad en la cocina).

Se trata de un ingrediente súper-común de la cocina oriental, ya que es fuente de proteínas básica de la dieta vegetariana que siguen los budistas asiáticos. Así, lo encontramos presente en un montón de recetas de las cocinas china, tailandesa y japonesa desde tiempos inmemoriales.

A mediados del siglo XX, el tofu empezó a introducirse en la cocina de occidente gracias al auge del vegetarianismo y de la cultura oriental. Y junto con el seitán, se convirtió hasta día de hoy en la opción número 1 de todo aquel que busca eliminar la carne de su dieta sin perder aporte de proteínas.

Rey por méritos propios

El tofu es originario de China, donde se lo considera uno de los 5 cereales sagrados (junto con el arroz, la cebada, el trigo y el mijo). Su invención es objeto de múltiples teorías y leyendas: hay quien dice que fue fruto de una “coagulación accidental” en el 600 a.C. Otros sostienen que su método de preparación fue importado desde la India o Mongolia, porque en China no se hacía queso. Y los más peliculeros cuentan que fue un invento del príncipe alquimista Liu An, que entre el 179 y el 122 a.C andaba buscando un alimento que le diera la vida eterna.

Pero aunque no sabemos a ciencia cierto si lo inventó un príncipe o no, sí podemos afirmar que el tofu es el rey de la proteína vegetal por méritos propios. ¿Qué lo hace tan saludable?

  • Contiene pocas grasas y calorías.
  • Resulta fácil de digerir.
  • Es rico en proteínas completas que se asimilan en su totalidad.
  • No contiene colesterol, pero sí ácidos grasos esenciales.
  • Tiene vitaminas del Grupo B, que eliminan los depósitos de colesterol “malo” del cuerpo.
  • Aporta fibra, antioxidantes y una gran dosis de minerales (hierro, calcio, manganeso, selenio, fósforo, cobre, magnesio y zinc )
  • Contiene isoflavonas de soja, por lo que está especialmente indicado para las mujeres. Las isoflavonas regulan el balance hormonal y ayudan a prevenir la osteoporosis y el cáncer de mama.

¿Y en la cocina?

El tofu tiene un sabor suave, casi neutral. Por ello combina bien con alimentos más fuertes. Además absorbe el sabor de los ingredientes que lo acompaña, por lo que es un ingrediente ideal para guisos, sopas, etc. Como lo podemos encontrar en bloques de diferentes tipos de consistencia, las posibilidades de combinación son muchas. El tofu muy firme es bueno para hornear, hacer a la plancha o incluso freír (rebozado por ejemplo). El más suave puede servirnos para elaborar salsas, postres, batidos o aliños de ensalada.

Os animamos a experimentar con él siguiendo alguna de las innumerables recetas que podéis encontrar en la red. Tan sólo debéis tener en cuenta tres cosas:

  • No es recomendable mezclarlo en platos dulces o con frutas. Produciremos gases y una fermentación anormal en el estómago.
  • Antes de cocinarlo hay hervirlo con una pizca de sal durante 10-20 minutos.
  • Una vez abierto, puede conservarse en la nevera 3 o 4 días cubierto de agua.

Eso sí: tendremos que cambiarle el agua cada día. A los reyes de la cocina, como no, hay que cuidarlos con cariño…

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*